¿Es realmente estresante el trabajo de ocuparse de los hijos? | Myriam Goluboff

Hay sociedades en los que el dominio de la vida social de los hombres es absoluto y la mujer está confinada a no salir de la casa y a servir a los hombres. Es cierto también que, en España, persistió más que en otros países el hombre como sujeto social con dominio sobre todo lo relacionado con la mujer, incluso sus propios bienes. Pero hoy ya no es así.

Salvo para un porcentaje muy pequeño de quienes trabajan fuera de casa, su trabajo es estresante y agobiante. Y, por otra parte, el trabajo de la casa y el cuidado de los niños, no tiene por qué resultar estresante en forma inevitable Lo que lo convierte en estresante es la sensación de carga que tiene la mujer que lo hace si lo siente como un trabajo forzado.

Si los hijos son pequeños, que la mujer pueda quedar en la vivienda con ellos, sería valioso tanto para la mujer como para los hijos. El hecho de tenerlos no es un hecho mecánico, establece una relación especial en la primera época después del parto, pero eso exige de la sociedad que le de valor a ese trabajo, que lo considere importante.

Una mujer profesional, empresaria, o empleada debería poder lucir en su currículum esos años con la misma validez que la práctica profesional, y volver a integrarse sin problema en el nivel de trabajo que tenía antes. Eso mismo tendría que valer si es el hombre el que asume esa tarea de modo que luego acceda al mismo estatus que si no hubiera dejado el trabajo.

Pienso que, como mujeres, debemos luchar por darle la importancia social que tiene esa tarea y que no influya negativamente en el devenir profesional, cualquiera que sea la profesión de la mujer.

Myriam Goluboff Scheps
Arquitecta
Profesora xubilida de Proxectos da ETSAC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *